miscmisc
Blog

Modelos de educación online

img

Existen diferentes formas de abordar la formación online. Las posibilidades que ofrece el e-learning hacen que no exista una única manera de planificar e implementar los cursos. Dependiendo de la importancia que se le otorgue en el proceso de enseñanza-aprendizaje a la tecnología, al profesor, al alumno, a los contenidos o a la interacción entre iguales, podemos establecer una distinción entre diferentes modelos de e-learning.  

Cada uno de ellos posee sus respectivas ventajas, y la elección de uno va a depender de diversos factores. Lo esencial, en última instancia, es que la adopción de un cierto modelo responda a razones pedagógicas fundadas que permitan lograr los objetivos perseguidos por la acción formativa, y no que se lleve a cabo por la ley del menor esfuerzo o por una cuestión de mero ahorro de costos.

En la era digital, la educación en línea se ha convertido en una poderosa herramienta para expandir el acceso a la enseñanza y el aprendizaje. En esta oportunidad, exploraremos diferentes modelos de educación online que están transformando la forma en que adquirimos conocimientos.

• Modelo centrado en la tecnología

Su centro de atención es la herramienta tecnológica que se utiliza, tanto si es una sola como si se trata de varias. En este modelo, el profesor se convierte en un mero proveedor de contenidos, y el alumno, en un usuario que accede a dichos contenidos cuando quiere y donde quiere.

Este modelo suele ser utilizado por empresas cuya actividad principal es el desarrollo de software para el entorno web; al generar entornos de formación, estas empresas suelen dotarlos de las últimas tecnologías, pero no las acompañan ni de una base metodológica ni de un conocimiento de las teorías del aprendizaje que deben sustentar el diseño instructivo.

• Modelo centrado en el profesor

En este modelo, el peso de la acción formativa recae exclusivamente en el profesor.

Cuando se emplea en su variante sincrónica, este modelo se presenta como una suerte de reproducción del sistema tradicional, en el cual el profesor continúa siendo el único referente válido de transmisión del conocimiento, acompañado, en este caso, por las nuevas tecnologías, fundamentalmente, con el objeto de ampliar el alcance de sus clases. Por lo general, esto no supone ningún cambio en el paradigma educativo, ya que el profesor suele emplear las mismas estrategias que utiliza en sus clases presenciales.

Un ejemplo de esto lo encontramos en el uso de la videoconferencia o en las clases grabadas a modo de videos: en ellas, el profesor no modifica sus estrategias de enseñanza y, por tanto, las clases terminan siendo muy poco o nada interactivas. Esto no deja de ser un modelo metodológico tradicional centrado en lo que el profesor hace en un aula física. La única variante aquí es que, ahora, la “clase magistral” se realiza a través de una computadora.

En su variante asincrónica, el profesor se ayuda de materiales didácticos digitales, de instancias de trabajo colaborativas y de otro tipo de actividades (debates en foros, etc.).

• Modelo centrado en el alumno

El modelo centrado en el alumno es aquel que les permiten a los estudiantes aprovechar al máximo el apoyo que se les ofrece, planificar su progreso en las instancias de formación y regular sus propios tiempos y ritmos de trabajo.

Todos los elementos que forman parte del modelo pedagógico se ponen, en este caso, entonces, a disposición de los alumnos para que estos puedan gestionar su propio proceso de aprendizaje.

En este tipo de modelo, adquiere fundamental importancia, además de la calidad pedagógica, el acompañamiento constante al alumno y el apoyo personalizado por parte del tutor.

• Modelo centrado en los contenidos

En este modelo, también denominado “autoformativo” o “autogestionado”, el peso del proceso de enseñanza-aprendizaje recae por completo en los contenidos, por lo cual estos deben estar muy bien diseñados y deben incluir gran cantidad de recursos multimedia, orientaciones, ayudas interactivas, refuerzo inmediato, actividades, etc.

Al utilizar este modelo, se espera que el alumno transite por sí solo el trayecto formativo, apoyándose para ello en los diferentes materiales y recursos que se le ofrecen. En ocasiones, al alumno se le ofrece la posibilidad de realizarle consultas a un tutor, que puede también estar a cargo de la evaluación de los alumnos y de la revisión de las diferentes actividades del curso.

Este modelo exige mucho compromiso e involucramiento por parte de los alumnos, ya que se desarrolla de manera autodidacta; en caso de existir la figura del tutor, sus intervenciones se realizan únicamente de manera reactiva o bajo demanda. 

• Modelo centrado en la interacción entre iguales

En este modelo, se apuesta por la interacción, el trabajo de tipo colaborativo y la construcción del conocimiento entre pares. Esto suele generar mayor motivación en los alumnos y favorece el que el proceso de construcción del propio conocimiento se vea enriquecido con aportaciones de los compañeros.

El modelo centrado en la interacción entre iguales puede desarrollarse de manera sincrónica o asincrónica; en el primer caso, las actividades y dinámicas de grupo se realizan en tiempo real; en el segundo caso, se llevan a cabo a través de foros, wikis, glosarios, etc.

Estos son solo algunos ejemplos de los modelos de educación online que están revolucionando la forma en que aprendemos. A medida que la tecnología avanza, el acceso a la educación se expande y se diversifica, brindando oportunidades educativas a personas de todas las edades y en todo el mundo.

¡Explora estos modelos de educación online y descubre nuevas formas de expandir tus conocimientos!

 

Quinttos

¿Te interesaría saber más? Hablemos

Dejanos tu información y un especialista se pondrá en contacto para poder asesorarte y coordinar una demo.

Fomulario de Contacto